El Arco de los Gigantes de Antequera

El Arco de los Gigantes de Antequera es una construcción realizada por iniciativa municipal en 1585 por Francisco de Azurriola dentro de los planteamientos del humanismo, al objeto de sustituir un acceso en recodo de la cerca musulmana queriendo evocar con su gran vano de medio punto los arcos de triunfo del mundo clásico.



Sobre la cornisa se conservan los restos de una escultura romana de Hércules, que dio otro de los nombres con que se designó a la Puerta, además del de Arco de los Gigantes, alusivo a las estatuas de gran tamaño que en ella hubo. Conocida también como Puerta de Hércules, cuenta con un total de siete metros de altura y más de dos metros de grosor realizado en mampostería, está formada por un gran arco de medio punto con marcadas dovelas de piedra arenisca muy alargadas, que presenta en su clave un relieve de una jarra de azucenas en caliza blanca, que junto con el león y el castillo que aparecen junto a ella, constituyen los motivos heráldicos de la ciudad de Antequera.

El Arco de los Gigantes fue concebido como muestrario o "museo" de los hallazgos arqueológicos obtenidos de la época romana de la ciudad, con la clara intención de mostrar su valioso pasado clásico. Por ello, anteriormente estuvo revestido de lápidas romanas que procedían de las antiguas Singilia y Antikaria, hoy exhibidas en el Museo Municipal. 



Hasta el siglo XIX este Arco estuvo coronado por una monumental estatua de Hércules en una hornacina, de la que actualmente sólo se conservan los pies. Dicha hornacina quedaba enmarcada entre dos aletones de los que aún quedan en su original emplazamiento las volutas. En la cara interior del arco, hacia la cercana Colegiata de Santa María, había también una escultura de la Fama, hoy lamentablemente perdida.

La gran significación histórica de este Arco de los Gigantes reside en la intención de la ciudad de Antequera por recuperar su esplendor clásico, justo en la época del Renacimiento; y para ello se reúnen en él numerosas inscripciones latinas procedentes de otros asentamientos próximos, como Osqua, Arastipi o Nescaria, además de una dedicatoria al monarca Felipe II, llegando a ser algo así como el "museo de las antigüedades romanas", quizás el primer museo de España de estas características.

En el año 1909 parte de estos valiosos objetos pasaron al entonces recien creado Museo Municipal, siendo sustituidos por copias en la década de los ochenta del mismo siglo XX, cuando se conmemoraba el IV centenario de la construcción de este Arco. 

El conjunto ha tenido con el paso del tiempo varias reestructuraciones, retirándosele y reponiéndose luego alguno de los elementos adosados en el momento de su construcción.

En el 2005 fue declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España.

Planeta Antequera

No hay comentarios: