4 palacios de Antequera

Palacio del Marqués de Villadarías 

Palacio de estilo barroco ubicado en la calle Lucena, es el mejor en su género de las que se levantaron en Antequera, mandado construir por don Francisco del Castillo y Fajardo, segundo Marqués de Villadarías. Levantado a principios del s. XVIII, su fachada se organiza en seis ejes fenestrados y tres plantas, siendo el elemento que más destaca en ella la monumental portada barroca de tres cuerpos en caliza roja del Torcal. En el primero de ellos, dispone de cuatro columnas toscanas con capiteles ovados, en el segundo de un amplísimo balcón y el tercero se remata con frontón curvo guarnecido de roleos y pirámides. El resto de la fachada fue remodelado en el siglo XIX. 

Palacio de Nájera 

Actualmente Museo Municipal. Comenzó a construirse a principios del siglo XVIII, como residencia de D. Antonio de Eslava y Trujillo. Destaca por su torre mirador como una de las más bellas de la arquitectura civil del barroco andaluz.

La torre, en ladrillo cortado, está considerada como una de las más bellas entre los palacios andaluces tratándose de una traducción al barroco del modelo que se venía repitiendo en la ciudad desde el siglo XVI.A través del zaguán, en el que se contempla un bello zócalo, se accede al patio claustral barroco-mudejar. Éste, de planta cuadrada, con doce columnas de orden toscano en caliza roja del Torcal y arcos de ladrillo, se conceptúa como clásico patio antequerano.

Palacio de los Marqueses Peña de los Enamorados 

Palacio de finales del siglo XVI, construido bajo los cánones del mudéjar y el renacentismo. En él residió durante siglos la familia de los Rojas, cuyo ascendente más lejano en esta ciudad fue don Martín de Rojas Manrique, que participó en la conquista junto al Infante Don Fernando. Este palacio se encuentra entre la calle Carrera y la Plaza de las Descalzas.

En el aspecto arquitectónico, la fachada de ladrillo del edificio responde al modelo de alcázar urbano castellano -torreado en las esquinas-, pero en él se combinan formas y volúmenes del mudéjar andaluz. El patio sólo tiene tres alas de columnadas que presentan cada una cinco arcos de ladrillo sobre columnas toscanas de caliza roja del Torcal. El segundo cuerpo se ve coronado por un petril de celosía de barro. Su actual aspecto dista bastante del que ofreciera en principio debido a varias reformas, siendo particularmente importantes, las obras efectuadas en 1947-1949 para convertirlo en Colegio e internado de los PP. Carmelitas. 
Palacio de la Marquesa de las Escalonias 

El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Monumento. La casa fue construida por la familia Chacón, afincada en la ciudad desde la conquista en 1410 y a la que Carlos II concedió el Marquesado de las Escalonias. Símbolo urbano de la nueva posición del linaje, se emplaza en la calle Pasillas, por la que las clases altas mostraron su predilección.

Su construcción debe fecharse a comienzos del siglo XVII. Se distribuye en dos plantas y un amplio ático, que se dividen verticalmente en cinco calles; dos ejes más, le fueron añadidos en época posterior. La portada es ejemplar dentro del manierismo civil en Andalucía. Su primer cuerpo es de pilastras toscanas almohadilladas. En el segundo cuerpo de la portada se disponen pilastras cajeadas, entablamento y frontón triangular decorado con tacos. Estas pilastras se coronan, con unos grandes triglifos más volados en su parte inferior y umbraleados de gotas.

Al interior del palacio se accede a través de un amplio zaguán y después de atravesar una bella cancela de hierro. Se cubre el referido zaguán con artesonado muy sencillo, situándose ménsulas en los extremos de las vigas. El patio resulta original en el conjunto de la arquitectura local, ya que presenta un sólo ala de galerías, en la que se disponen tres logias superpuestas, presentando columnas toscanas y arcos de medio punto en las plantas baja y principal y una estructura arquitrabada en el último. Estas galerías quedan abiertas a un recoleto jardín, rehecho a comienzos de nuestro siglo con cierto gusto romántico.

Planeta Antequera

No hay comentarios: