13 edificios de Antequera que han sido o son conventos

Te presentamos 13 edificios de Antequera que han sido o son conventos:
El Ayuntamiento de Antequera

El ayuntamiento fue un antiguo convento de los Terceros Franciscanos hasta la Desamortización de Mendizábal y adquirido en 1845 para ubicar en él el Ayuntamiento. El patio claustral, las escaleras y el salón de plenos, más el despacho de alcaldía, son las piezas más representativas.
La fundación en Antequera de los Franciscanos Terceros fue en el año 1519, en un lugar conocido como las Suertes. Allí empezó a ser muy venerada la pequeña imagen de la Virgen de los Remedios que fue nombrada Patrona de la ciudad en 1546. A consecuencia de lo alejado del emplazamiento del monasterio y al aumento del culto hacia la escultura, los frailes se animaron a trasladarse a Antequera en al año 1607. Iniciaron las obras de su Iglesia, la de los Remedios, en el año 1628.

Convento del Carmen 


Declarado Monumento Nacional, en la actualidad sólo se conserva la iglesia, construida entre 1583 y 1633. De estilo Manierista-Barroco, modelo morisco granadino, de un sola nave. La fachada es de gran sencillez compuesta de un arco de medio punto, jalonado de dos medias columnas toscanas sobre plintos, coronándose todo el frontón con un escudo del Carmelo. Los tres grandes retablos de la capilla mayor, sobre todo el central, son su mayor atractivo, hasta el punto de que están considerados como los más interesantes ejemplos de la retabilística barroca andaluza del siglo XVIII.

Convento de Santa Eufemia



Convento en el XVII e iglesia en el XVIII. Su mayor peculiaridad es su planta mixtilínea. Compone el conjunto barroco antequerano por excelencia junto a la plaza de Santiago. Es de planta octogonal, destaca el retablo de la Virgen de los Dolores, al más fiel estilo rococó francés de 1771, y el de San José, el de más fina ejecución en esta iglesia.

Dentro de su sencillez recuerda a la arquitectura nazarí destacando la espadaña y el camarín suspendido de la santa titular. Su alzado es de aire neoclásico. La capilla mayor, coronada con cupulita de yeserías rococó, está presidida por una imagen de Santa Eufemia obra de Andrés de Carvajal. A un lado, en un retablito encontramos un diminuto y encantador San José de finales del XVIII.

Convento de San José 



Fundado por las Carmelitas Descalzas de Santa Teresa en el año 1632, aunque la actual iglesia se levantó entre los años 1707 y 1734. La fachada de su iglesia es genuina representación del barroco antequerano, composición rectangular, coronada con un frontón en cuyo paño principal se desarrolla una portada de dos cuerpos, labrada en ladrillo tallado con aplicaciones de barro cocido. El interior es un auténtico museo de temática religiosa por la cantidad y calidad de obras pictóricas colgadas. El retablo mayor está presidido por una escultura manierista de San José con el niño.

Convento de San Agustín 



El convento y su iglesia fue construida entre los años 1550 y 1566 por el arquitecto Diego de Vergara. Su torre es la segunda en importancia y en su interior resalta una amplia capilla mayor, cubierta con una bóveda de crucería gótica y remodelada en el siglo XVII con yeserías manieristas.

El exterior, recientemente reformado, resulta singular por la disposición de su fachada -a los pies del muro lateral- y torre. La primera, ofrece una composición muy manierista y en ella destaca el volado balcón que concede cierto aire civil al monumento. La torre, embutida entre dos contrafuertes, evidencia dos momentos constructivos diferenciados, siglo XVII y siglo XVIII.

La capilla mayor, remodelada en principio dentro del estilo manierista, resulta uno de los espacios arquitectónicos más bellos de Antequera. De planta rectangular y cubierta con bóveda gótica, interesa principalmente por su decoración de yeserías, pintadas y doradas por Francisco Rodríguez de Alarcón.

Convento de Madre de Dios 



Convento de mitad del siglo XVIII y cuya iglesia está considerada como una de las mejores muestras del rococó andaluz, única en el mundo que tiene planta sin líneas rectas. Destaca su torre, considerada como de las más bellas del barroco andaluz. Es una de las iglesias de monjas más bellas de España. Actualmente ya no quedan monjas y el convento se encuentra cerrado permanentemente.

El interior de la iglesia que parte de un modelo muy sencillo, consigue a base de juegos de curvas, superficies cóncavas y simpleza ornamental, uno de los conjuntos espaciales más originales de toda la arquitectura española, consiguiendo a base de entrepaños cóncavos y bóvedas dispuestas en complicados casquetes gran sensación de movimiento. Resulta también interesante la disposición de los coros alto y bajo dentro de un indefinido tono oriental.

Convento de las Catalinas 



Su iglesia fue construida por Burgueño entre 1724 y 1735 con una sola nave cubierta con bóveda de medio cañón y capilla mayor con cúpula semiesférica. La decoración interior a base de yeserías es de un barroquismo recargado con profusa decoración de angelitos y formas vegetales que se debe a Antonio Rivera. El exterior es de gran sencillez y belleza destacando la torrecilla de la esquina, la rítmica serie de celosías altas y la portada de ingreso al templo.

Convento de la Victoria 



Cuenta con una iglesia del primer tercio del siglo XVIII que se construyó siguiendo un esquema similar al de algunos modelos del barroco italiano. La Congregación de Religiosas Terciarias ocupa desde 1884 este inmueble que en el siglo XIX fue abandonado por los frailes Mínimos como consecuencia de la Desamortización.

La fachada, realizada en piedra de sillería, presenta un aspecto civil mientras que el interior muestra un modelo de planta central muy elaborado y nada habitual en la arquitectura española hasta bien entrado el siglo XVIII. La nave es un octógono de lados desiguales, la capilla mayor es de planta hexagonal cuya decoración se realiza a base de yeserías y cuyo retablo responde a un concepto neoclásico.

Convento de la Trinidad 





El Templo, que pertenece a la orden de los Trinitarios Descalzos, fue construido en el siglo XVII en un barroco muy clasicista. La fachada está formada por un rectángulo enmarcado en dos pilastras y coronado por un frontón triangular.


El interior consta de planta de cruz latina, cúpula en el crucero y capillas laterales. El alzado resulta de una elegante sobriedad. En 1935, un incendio destruye el retablo mayor. El actual es obra diseñada por el escultor antequerano Francisco Palma García.

Convento de la Encarnación 



Data de 1.580, de estilo manierista-mudéjar. El convento, que presenta un exterior sobrio, tiene una iglesia morisca granadina de una sola nave, capilla mayor en alto sobre gradas y armaduras mudéjares. Del exterior sólo llama la atención el arco de ingreso, que decora sus enjutas con relieves de la Virgen y San Gabriel.

Pertenece a la comunidad de Madres Carmelitas de la Antigua Observancia. Los primitivos retablos de esta iglesia han desaparecido con excepción de algunos fragmentos. El actual, pintado de blanco y oro, es obra de 1790 realizada por Antonio Palomo entre lo rococó y lo neoclásico.

Convento de Capuchinos 



Convento fundado en 1658 por los padres capuchinos, y como era habitual en la orden, se construye con extremada sencillez. En el siglo XX la fachada sufrió algunas remodelaciones subsistiendo, de la primera época, la portada del compás que se encuentra coronada con una hornacina de ladrillo donde se expone un San Francisco en caliza blanca del siglo XVIII.

El interior del templo tiene planta de cruz latina, cubriéndose la nave, brazos del crucero y cabecera plana con bóvedas de medio cañón con lunetos y arcos fajones; la bóveda de media naranja del crucero descansa sobre pechinas decoradas con escudos guarnecidos de yeserías manieristas.

Convento de Belén 



Templo carmelita de principios del siglo XVII, ha sido habitado por los fundadores carmelitas descalzos, y desde 1859 es residencia de las religiosas clarisas. Presenta una fachada sobria labrada en piedra y ladrillo. La planta es de cruz latina, con capillas laterales comunicadas entre sí, cabecera plana y elevada cúpula en el crucero. Destaca por su cúpula con rica decoración de yeserías barrocas con vivos colores, también guarda diversas obras escultóricas y pinturas renombradas.

El templo es sede de la Cofradía de Servitas que procesiona el Jueves santo. Conserva uno de los mejores patrimonios cofrades andaluces de siglos pasados, sobre todo el palio de la Virgen.
Convento de Santa Clara


El antiguo convento de Santa Clara de la Paz fue fundado por las monjas Clarisas Franciscanas el año 1603, si bien las obras de la actual iglesia no comenzaron hasta 1633 según proyecto del arquitecto Fernando de Oviedo. A esta época corresponde la zona de los coros alto y bajo y el llamado ‘Claustrillo de los jazmines’, dentro de un estilo manierista. La capilla mayor, añadida entre los años 1735 y 1757 bajo el patronazgo de la familia Eslava Almazán –propietarios entonces del Palacio de Nájera-, presenta un riquísimo programa de yeserías barrocas en las pechinas de su cúpula.

En el exterior destacan la espadaña del siglo XVII, levantada por el alarife Juan Muñoz Barrientos, y la portada almohadillada de ladrillo de mediados del siglo XVIII que se atribuye al alarife Nicolás Mejías, autor de la torre-mirador del Museo de Antequera.
El edificio, adquirido por el Ayuntamiento en 1997, es hoy sede del Centro Cultural Santa Clara.

Planeta Antequera

No hay comentarios: